jueves, 10 de agosto de 2017

"La sombra del viento" (Carlos Ruiz Zafón) (primera parte de la tetralogía "El Cementerio de los Libros Olvidados")

 La sombra del viento es el tercer libro que me he leído de Carlos Ruiz Zafón, escritor barcelonés asentado en Los Ángeles, que el pasado mes de febrero acudió al Centro Niemeyer de Avilés para presentar la última parte de la tetralogía "El Cementerio de los Libros Olvidados", El laberinto de los espíritus. Zafón es un autor que me gusta mucho por su forma de escribir, y he de decir que, tanto La sombra del viento como los otros dos libros que he leído (Marina y El palacio de la medianoche) me han encantado. 

miércoles, 2 de agosto de 2017

Pensamientos

Fuente de la imagen: http://pantoproject.com/detoxificacion-cerebral/
Prometió luchar hasta el final, hasta que no hubiera más posibilidades de vencer. No siempre iba a ganar, pero tampoco iba a dejarse derrotar. Esa era su filosofía.

Ella era una chica insegura, pero fuerte, que tenía un montón de rivales a su alrededor. Rivales que le hacían la vida imposible y que intentaban convencerla de que ella era de otra manera, distinta a la imagen que la joven tenía de sí misma, que era totalmente opuesta. Sin embargo, se dejaba arrastrar por temor a la incertidumbre, al futuro, al qué ocurriría dentro de unos cuantos años: si perdería a sus amigos, a sus familiares o a su pareja. Si se quedaría sola para siempre. Porque su tiempo de soledad le había marcado y le había hecho demasiado daño, y ahora que encontraba a gente auténtica, no quería perderla.

Entonces, cuando vio que sufría las críticas de sus enemigos, la chica, al ver que estos le causaban daño y que no le aportaban ninguna ayuda, decidió luchar para derrotarlos y, de ese modo, reivindicar su verdadera identidad: aquella que no le dictaban aquellos malvados entes, ni aquellos sentimientos consecuencia de sus hirientes palabras. Ella sabía quién era: conocía perfectamente sus valores y los objetivos que tenía en su vida. Desde que empezó a luchar lo tenía todo claro, y se juró a sí misma no dejarse guiar por aquellos diablillos que solo le deseaban lo peor.


miércoles, 28 de junio de 2017

Metamorfosis

Puede que todo haya cambiado
a mi alrededor.
Puede que algo distinto haya notado
desde la última vez que chequeé mi interior.

Y sí, creo que no me equivoco,
porque ya no soy la que era antes.
Estoy a punto de dejar de comerme el coco
y vivir mi propia vida, saltar cual saltamontes.


No temo a los cambios,
pues en mi corta vida he vivido muchos.
Prefiero despedirme del sinsentido, decirle adiós,
antes que celebrarlo con un sacacorchos
y una botella de champán.
No, no quiero ahogar en alcohol las desgracias
ni que me ayude a superarlas un chamán.
Prefiero lo real a las historias falsas.

Quiero ser yo misma
y dejar de idealizar a los demás,
porque no todos son quienes dicen ser,
y la gente falsa y sin personalidad
son quienes, queriendo o sin querer,
corrompen mi realidad
con sus fantasmadas para no creer.

Se acabó ser como el resto:
el móvil, el postureo, el desfase, el alcohol y la ebriedad
son modas déspotas y sin identidad.
No, mi modo de vida no es este.

Y me da igual que me llamen rara,
no me importa lo que piense la gente.
Si no quieren aceptar que soy de ideas claras
y que toda esa apariencia me es indiferente,
¡aire!

Seguir hacia adelante y elegir por mí
es algo que siempre he querido, pero que no siempre pudo darse:
agradezco vuestros consejos, pero os aviso
que no voy a ser como queráis
porque, con tanta recomendación,
me vais a provocar una depresión.
Y lo más importante, en esta vida, es no amargarse:
idea pequeña, pero precisa.

No quiero amistades
que me hagan envidiar su modo de vida,
no quiero amistades
que den menos de lo que yo doy.
No quiero eso, no,
porque la amistad
significa reciprocidad
y aceptación.

domingo, 28 de mayo de 2017

Reflexionar ≠ rumiar

¡Saludos a todos, mis queridos lectores! En primer lugar, perdonad el hiperretraso por publicar: este año apenas he tenido tiempo libre para poder dedicarme al blog, no he podido escribir tanto como me hubiese gustado. Pero ahora ya estoy de vuelta (aprovecho que han acabado los exámenes de mayo para descansar antes de los de junio) y voy a regresar con más posts, que publicaré siempre que tenga un rato libre. Tengo algunos pendientes de publicación, pero que estoy perfeccionando, por lo que me llevará tiempo dejarlos bien preparados antes de publicarlos. Dicho esto, pues, voy a ir al grano y voy a centrarme en la entrada prevista para hoy.

lunes, 1 de agosto de 2016

Páginas recomendadas (I): Sinjania, Escritores.org, Literautas y Escuela de Escritores

¡Saludos, mis queridos lectores! He decidido abrir un nuevo apartado en el blog para enfocarme en otros aspectos del panorama literario que, en mi opinión, son esenciales en la formación de un escritor, como son los cursos, concursos, etc. En estas entradas, que también encontraréis a vuestra disposición en la página Recursos literarios online, os hablaré de las páginas que vaya encontrando e investigando. 

martes, 26 de julio de 2016

Bodas de sangre (Federico García Lorca)

Si me dieran a elegir un adjetivo con el que calificar esta obra, sería impresionante; y es que el teatro de Lorca no me deja indiferente, de hecho me encanta (otra de sus obras, La casa de Bernarda Alba, la he tenido como lectura obligatoria en 2º de Bachillerato, y debo decir que me alegro de haberla leído porque también es maravillosa, a pesar de que en un principio, cuando empecé a leer obras de teatro —contaba entonces con dieciséis años de edad—, no hubiese simpatizado con el hecho de tener que leer este género).

martes, 12 de julio de 2016

El secreto de los Mc Jeffersson (Dulce Victoria Pérez Rumoroso)

¡Saludos, mis queridos lectores! ¿Qué tal el verano? Yo al fin he acabado todos los exámenes en los que estaba tan inmersa, y, por consiguiente, mi primer año de Universidad; y ahora puedo dedicar más tiempo a otras actividades, entre ellas la lectura: durante mi primer año de estudios universitarios he tenido que leer, sí, y he disfrutado de las lecturas obligatorias, pero no he tenido tiempo a cambiar de lecturas que no estuvieran relacionadas con la Universidad. 

Estos días he estado leyendo una novela corta de misterio que, sinceramente, me ha puesto los pelos de punta, sobre todo en el nudo de la historia: El secreto de los Mc Jeffersson.