lunes, 1 de agosto de 2016

Páginas recomendadas (I): Sinjania, Escritores.org, Literautas y Escuela de Escritores

¡Saludos, mis queridos lectores! He decidido abrir un nuevo apartado en el blog para enfocarme en otros aspectos del panorama literario que, en mi opinión, son esenciales en la formación de un escritor, como son los cursos, concursos, etc. En estas entradas, que también encontraréis a vuestra disposición en la página Recursos literarios online, os hablaré de las páginas que vaya encontrando e investigando. 

Para todos aquellos que estéis interesados en la escritura como yo, os he dejado en la parte lateral derecha del blog una serie de páginas web que, a mi modo de ver, están muy bien y os recomiendo, y que iré aumentando a medida que vaya encontrando más que me resulten adecuadas.
  • Sinjania: ofrece cursos de escritura online (microrrelato, escritura creativa, poesía...). Mi experiencia en este sitio ha sido muy buena, he realizado cursos a través de esta plataforma y, con mi mayor sinceridad, son muy buenos (yo he aprendido muchísimo en ellos, los profesores son muy competentes e imparten muy bien las lecciones). El curso más reciente que han ofertado es el de novela. Asimismo, el organismo tiene un blog en el que da consejos de escritura, que generalmente suelen ir asociados a un curso específico; así como ofrece materiales descargables. Su sede está ubicada en Oviedo (Asturias). 

Página principal de Sinjania


  • Escritores.org: ofrece todo tipo de recursos para escritores (agentes literarios, concursos en España e Hispanoamérica...), así como cursos, servicios y herramientas, entre otros apartados. Almacena los concursos como una especie de base de datos, y, en mi opinión, es una página bastante buena. La gran mayoría de los concursos en los que participé los encontré a través de esta web. Si alguien está interesado en participar en concursos literarios, se la recomiendo porque allí puede encontrar muchos y de cualquier género. 
Página principal de Escritores.org

  • Literautas: ofrece todo tipo de materiales (ejercicios de escritura, divertidos accesorios como cuelgapuertas, apps para escribir...). Bajo mi punto de vista es una página bastante completa, porque incluye herramientas que pueden resultar útiles para organizarnos, como calendarios de planificación para seguir el trabajo de nuestra obra literaria.
Página principal de Literautas

  • Escuela de Escritores: oferta cursos de escritura presenciales (principalmente, en Madrid, Burgos y Zaragoza), pero también cursos en formato online, así como un estudio de máster en Narrativa; pero esta página web no sólo se limita a cursos, sino que también organiza concursos (por ejemplo, colabora con la Cadena SER en el popular concurso radiofónico de relatos "Relatos en Cadena", que en esta última temporada 2015-2016 tuvo lugar su novena edición, u organiza otros concursos como el Certamen "Antonio Villalba" de Cartas de Amor, entre otros). Recientemente ha organizado con la asociación Acción Contra el Hambre un evento solidario, "Palabras contra el Hambre", cuyo objetivo es publicar un diccionario con términos creativos y positivos que favorezcan la lucha contra el hambre —y en el que podéis participar accediendo al enlace que podéis encontrar dos líneas más arriba—. Personalmente, Escuela de Escritores me parece también una página muy completa y sus concursos también merecen la pena. 
Página principal de Escuela de Escritores

martes, 26 de julio de 2016

Bodas de sangre (Federico García Lorca)

Si me dieran a elegir un adjetivo con el que calificar esta obra, sería impresionante; y es que el teatro de Lorca no me deja indiferente, de hecho me encanta (otra de sus obras, La casa de Bernarda Alba, la he tenido como lectura obligatoria en 2º de Bachillerato, y debo decir que me alegro de haberla leído porque también es maravillosa, a pesar de que en un principio, cuando empecé a leer obras de teatro —contaba entonces con dieciséis años de edad—, no hubiese simpatizado con el hecho de tener que leer este género).

Bodas de sangre ha sido otra de mis lecturas para este verano, y sinceramente me ha fascinado, pese a tratarse de una obra dramática (como lo es también La casa de Bernarda Alba). Para la elaboración de la obra, Lorca se basó en una noticia datada del 25 de julio de 1928, en el que una boda tuvo un final trágico, siendo la novia, de por aquel entonces 20 años, raptada por su primo, de 30, quien posteriormente fue asesinado y se oponía a la relación entre ésta y el novio. La novia, por su parte, admitió haber huido de la boda con su primo porque ella realmente lo amaba, pero éste había sido asesinado por un enmascarado que había salido a su encuentro mientras se daban a la fuga. 

Como acabo de mencionar, fue en este suceso en el que se basó Lorca a la hora de escribir Bodas de sangre. La obra, que consta de tres actos a su vez subdivididos en cuadros (constando, el acto I, de tres cuadros; el acto II, de dos cuadros; y el acto III, de otros dos), comienza con la intervención del Novio, que parte a la viña y le pide una navaja a su madre para cortar las uvas que va a almorzar, a lo que ésta reacciona mostrando un desprecio hacia las armas y las navajas, a las cuales maldice por ser responsables de la muerte de dos de los hombres de su vida: su esposo y su otro hijo, quienes habían sido asesinados por la dinastía de los Félix, familia a la cual pertenece Leonardo, expareja de la novia de su hijo, quien está casado y tiene un hijo con la prima de ésta. 

A lo largo de la obra podemos observar las reacciones ante la boda de Leonardo y la Novia: ambos se muestran sombríos y ariscos ante el evento, ya que, en el fondo, ninguno de los dos quiere que tenga lugar. La Novia, tras desposarse con su novio, se muestra infeliz y reacciona de forma áspera ante las muestras de cariño de su ya marido, y, cuando una de las muchachas (concretamente la Muchacha 1ª, uno de los personajes de la obra) anuncia a los novios que vengan a bailar la rueda con los demás, el Padre de la Novia se percata de que su hija no está. Ante esta desaparición, el Novio va a buscarla, pero tampoco la encuentra. Es entonces cuando la mujer de Leonardo informa de que su marido y su prima se han escapado, abrazados, en el caballo de éste, por lo que el Novio decide salir a buscar a su ya esposa a caballo. En ese momento descubrimos que Leonardo y la Novia realmente se amaban, pero el desenlace, del cual no podemos "escapar" porque, de acuerdo con la edición que he manejado, cuya introducción fue realizada por el académico de la Real Academia Española Fernando Lázaro Carreter, ya queda señalado desde el principio de la obra, culmina en tragedia.

Así pues, de acuerdo con Fernando Lázaro Carreter, la obra tiene una estructura cerrada, ya que empieza y termina en un mismo lugar, que es la casa de la Madre, así como comienza haciendo referencia a la navaja y acaba con otra dirigida al cuchillo, expresada en un canto. Asimismo, se trata de una obra de carácter simbólico (al igual que La casa de Bernarda Alba, sólo que, en este caso, los símbolos se manifiestan de forma diferente, en las partes más musicales, como lo son la Nana primera, la que cantan los personajes de la Suegra y la Mujer al niño de Leonardo; así como los cantos nupciales, que van entrelazados con esta nana por medio de la recurrencia de símbolos —concretamente, con el símbolo del agua— y que recalcan la limpieza de la Novia, representada en el símbolo de la estrella; y la canción de los leñadores, en la que reaparecen los símbolos principales, estos son, el caballo, el cuchillo y el río), en la que se mezclan prosa y verso (según la crítica madrileña, que previamente había denunciado en las obras de Lorca el predominio de la poesía sobre el drama, en este caso se aprecia un equilibrio de ambas), así como realismo y fantasía (hay dos personajes de la obra que aparecen personificados, a saber, la Luna y la Muerte, ésta última en forma de Mendiga —detalle que me ha recordado a la obra La dama del alba, de Alejandro Casona, en el que el personaje de la Muerte está personificado en forma de Peregrina—), aunque no podría decirse que se encuentren por separado, dado que todos estos elementos que aparecen en la obra están estrechamente implicados, y los de tipo realista sostienen los símbolos posteriores. Sin embargo, y de acuerdo con la siguiente afirmación de Lorca, podríamos corroborar que el realismo en la tragedia "se aparta" en el momento en que dan su primera aparición la Luna y la Muerte:
Aquel en que intervienen la Luna y la Muerte, como elementos y símbolos de la fatalidad. El realismo que preside hasta ese instante en la tragedia se quiebra y desaparece para dar paso a la fantasía poética. 
Asimismo, es una obra plástica y musical, ya que, según declaró el propio Lorca, "la mitad del espectáculo depende del ritmo, del color, de la escenografía", y, en un testimonio de Josefina Díaz recogido por Marcelle Auclair:
Federico orquestó la obra como una sinfonía. Para la escena de la boda —"¡Despierte la novia/ la mañana de su boda"— asoció las voces, su timbre, su fuerza, como un músico asocia los sonidos. Fue un trabajo extraordinario. Gritaba:  
—¡Tú no! ¡Tienes una voz demasiado aguda! ¡Prueba tú! Me hace falta una voz grave... Necesito una voz fresca... Y todo con un ritmo cada vez más vivo, más arrebatado. 
Personalmente, os recomiendo la obra, y en concreto esta edición, porque está muy bien elaborada y explica de forma detallada la trayectoria literaria de Federico García Lorca, así como hace un estudio claro, a pesar de su brevedad, de Bodas de sangre. Respecto a la obra, también os la recomiendo porque el autor domina con maestría los elementos dramático y poético, y, en mi opinión, creo que inserta la poesía para suavizar la fuerza del drama. También pienso que es una obra digna de ser representada porque no es excesivamente realista, ni la fantasía es un aspecto predominante, factores que considero determinantes para la representación de cualquier obra de carácter social, que refleje hechos acontecidos en la época. Para mí, el teatro social ha de tener fundamentalmente elementos realistas y ha de retratar a la perfección una realidad, mientras que los elementos fantásticos los considero menos relevantes, ya que pueden servir, como yo creo que es en este caso, para amenizar y entretener al público, pero aun así admito que son importantes, porque una finalidad que tiene el teatro es el entretenimiento.

¿Habéis leído Bodas de sangre? ¿Qué tal os ha parecido? ¿Creéis que sería una obra que se merecería ser representada? Recordad que todas vuestras opiniones son bienvenidas y que no es necesario tener cuenta para comentar ;) ;) ;)

Fuentes empleadas

Para este artículo he empleado las siguientes fuentes:
  • "Bodas de sangre". En F. Lázaro Carreter (intr.), Bodas de sangre (pp. 26-35). Madrid: Espasa Calpe.

martes, 12 de julio de 2016

El secreto de los Mc Jeffersson (Dulce Victoria Pérez Rumoroso)

¡Saludos, mis queridos lectores! ¿Qué tal el verano? Yo al fin he acabado todos los exámenes en los que estaba tan inmersa, y, por consiguiente, mi primer año de Universidad; y ahora puedo dedicar más tiempo a otras actividades, entre ellas la lectura: durante mi primer año de estudios universitarios he tenido que leer, sí, y he disfrutado de las lecturas obligatorias, pero no he tenido tiempo a cambiar de lecturas que no estuvieran relacionadas con la Universidad. 

Estos días he estado leyendo una novela corta de misterio que, sinceramente, me ha puesto los pelos de punta, sobre todo en el nudo de la historia: El secreto de los Mc Jeffersson

El secreto de los Mc Jeffersson cuenta la historia de Elliot Mc Jeffersson, un joven que quiere realizar un estudio genealógico de su familia. Por ello, y con ayuda de su abuelo Henry, lleva a cabo la tarea, llegando ambos a destapar una historia que repercutirá en la memoria de la familia.

La historia da comienzo con la entrada al desván del hogar de Henry Mc Jeffersson, en el día en que éste celebra su cumpleaños. Henry y Elliot deciden subir al desván, que abren por primera vez, para buscar una enciclopedia de locomotoras del siglo XIX que había sido propiedad del bisabuelo de Elliot, también llamado Henry Mc Jeffersson, y se encuentran con dos maletas, totalmente desconocidas para el abuelo, quien nunca había oído hablar de ellas; y cuyos contenidos eran, respectivamente, un traje negro y un pelo del mismo color, y una serie de tres fotografías, una de las cuales era familiar, mientras que las dos restantes eran de un muchacho de semblante melancólico. Esas primeras pistas, cuyos sujetos resultaban desconocidos para Henry Mc Jeffersson Junior, son lo que impulsan a Elliot a proseguir con su investigación en el cementerio del condado de Boston (Massachusetts), lugar donde se encuentran sepultados sus antepasados en dos panteones distintos. A pesar de la insistencia de su abuelo por dejar de investigar, Elliot continúa con el hallazgo, de tal forma que, finalmente, ambos descubren una historia oculta relacionada con sus ascendientes.

Como obra literaria, debo señalar que El secreto de los Mc Jeffersson consigue enganchar al espectador, así como causarle miedo y emoción, o por lo menos eso fue lo que yo he experimentado en algunos capítulos (concretamente en el segundo, que se enfoca en la descripción de Henry Mc Jeffersson Junior; el final del décimo y el undécimo, el último capítulo; fueron pasajes que me hicieron derramar alguna que otra lágrima de la emoción; mientras que el nudo de la historia fue lo que me causó miedo, especialmente el momento en que Elliot y su abuelo se encuentran resolviendo el misterio); y que la autora crea muy bien esos ambientes, algo que, bajo mi punto de vista, es un factor muy importante para dar forma al género de la obra que queremos escribir (es decir: si, por ejemplo, estamos interesados en escribir una obra fantástica, para resaltar esta característica es importante incluir elementos y crear ambientes fantásticos). Recomendaría esta novela a todos aquellos que estén interesados en leer novelas de misterio, porque los ambientes están muy bien trabajados, así como los escenarios (en mi opinión, las zonas pertenecientes a los Estados Unidos y al Reino Unido son muy buenas para crear ambientes misteriosos) y la trama. Si os animáis a leerlo, no os arrepentiréis. ;)

sábado, 2 de julio de 2016

Una historia de locos

Mi cabeza decía "no",
mi corazón decía "sí";
no sabía a quién de los dos seguir,
hasta que comprendí,
en ese instante, 
que no sólo la razón es importante
sino también el corazón.

Fue en ese momento
cuando supe, con certeza,
que yo, de ti, me había enamorado, 
pues ahora, más que nunca, siento que no puedo vivir
sin estar a tu lado, 
y mi alma me pide, a gritos, 
permanecer contigo 
y no dejarte ir, 
porque eres alguien muy importante para mí.

Desde el principio sospeché
que escondías algo mágico en tu interior
que reservabas para mí, 
pero no estaba del todo segura,
hasta que te besé
y se confirmaron todas mis dudas:
lo tuyo y lo mío, desde el principio, era amor.
Y es que nadie más entró en mi vida
para poner mi corazón patas arriba.
Porque el amor no es un flechazo
con el que te pueden dar garrotazos;
es una duda que te asusta, pero te reafirma;
te hace tener miedo, pero también te hace feliz.

Y eso es lo que yo siento, 
y más aún desde ese 27 de abril, 
día en que todo dio un vuelco,
día en que empecé, de una forma diferente, a sonreír,
y día en que la locura de amor
se apoderó de mí.

Y es que el amor no entiende la cordura,
ni las diferencias que la razón considera absurdas.
Ahora estoy completamente segura de que me gustas,
ahora estoy segurísima de que me enamoré de ti.

El amor es una historia de locos
que entenderán muy pocos,
porque es algo universal
pero también muy especial.

sábado, 28 de mayo de 2016

Los besos en el pan (Almudena Grandes)

¡Hola a todos! En primer lugar, me gustaría disculparme por mi tardanza, ya que en estos últimos meses no he podido publicar aquí por falta de tiempo y a causa de mis estudios. Sin embargo, no he olvidado la promesa de la que hablé en la entrada anterior, y que ahora, tras varios meses pendiente de trabajos y preparando exámenes, voy a cumplir, y es hablarles sobre la última novela publicada por Almudena Grandes (una de las columnistas del suplemento dominical El País Semanal, publicación que admiro, principalmente, por las columnas de cada domingo), Los besos en el pan.

La historia que encierra el libro Los besos en el pan es un conjunto de todas ellas, una muñeca rusa que encierra múltiples historias de los diversos personajes que aparecen en ella. Los besos en el pan aborda el tema de la crisis económica en España desde las perspectivas de los personajes, todos ellos residentes de un barrio de Madrid que, pese a vivir tiempos difíciles, siguen luchando para sobrevivir, para no dejarse vencer por ese huracán que a día de hoy aún no ha cesado.

Cada uno de los personajes experimenta la crisis de una forma determinada: recortes, paro, hurtos, emigraciones, separaciones, fallecimientos... están presentes en esta novela conmovedora y terrenal, en la que, pese a los acontecimientos que se avecinan en sus vidas, no dejan de luchar e intentan conformarse con lo que tienen a mano, siguiendo adelante pese a estar obligados a resignarse (por ejemplo, Begoña, uno de los personajes, no puede permitirse una estancia en un hotel de cuatro estrellas para la boda de su hermano, por lo que debe alojarse en un hostal de una amiga suya con su marido; o Diana Salgado y Pepe Martínez, un matrimonio con tres hijos que tienen una casa de verano, saqueada por unos ladrones, y deben pagar mucho dinero para mantener la propiedad, por lo que no pueden solucionar el problema de su hurto, no pueden comprar los objetos que les han sido robados).

En mi opinión, el “pan” del título hace referencia a las vidas de cada uno, bienes muy preciados al igual que el pan, y el “beso” hace referencia a que, pese a las adversidades, hay que seguir adelante y no dejarse vencer por ellas, porque todos tenemos algo bueno en nuestras vidas que es digno de agradecer. 

El pasado 17 de febrero asistí a la presentación de esta novela, que tuvo lugar en el Centro Niemeyer de Avilés, dentro del programa "Ciclo Palabra" que organiza este recinto:

Escrito el 17 de febrero de 2016

El encuentro con Almudena Grandes me ha resultado de lo más gratificante y emocionante. Sentada en uno de los sitios de la zona centro, el público aguardaba la llegada de Almudena al auditorio del Centro Niemeyer. Yo, entre el agradable bullicio de parte de los asistentes, experimentaba en mi interior la emoción que suelen provocarme estos encuentros tan interesantes de autores a los que no tenemos ocasión de conocer todos los días, especialmente aquellos que gozan de gran éxito en el país. Ya he visto a unos cuantos, y todos ellos me han fascinado: Maruja Torres, Antonio Muñoz Molina, Ángeles Caso, Manuel Rivas (a este último tuve la gran oportunidad de verlo la semana pasada en la librería Cervantes de Oviedo gracias a mi profesor de Literatura Española)... siempre que puedo aprovecho para asistir a ver a los grandes escritores y observar con detenimiento su personalidad, más allá de la parcialmente reflejada en sus obras. Todo esto podría describirlo en una sola palabra: maravilloso

Tan sólo seis días después de haber acudido a la presentación de la última novela de Manuel Rivas, ahora he tenido la oportunidad de poder visitar a la gran Almudena Grandes, que escribe artículos en el suplemento dominical El País Semanal.


En la firma, después de la presentación

Esperando la firma de la autora. ¡Qué nervios!

Los besos en el pan es una novela que pretende contar una experiencia, una historia común a mucha gente, de un barrio del centro de la ciudad (Madrid), en el cual reside Almudena en la vida real. Por primera vez no tiene un protagonista personaje, sino que el protagonista es colectivo, la gente que vive en el mismo barrio. Intenta contar lo que nos está sucediendo ahora mismo: este libro no es una historia sobre un pasado, sino sobre un presente que no ha concluido.

Cuando empezó a pensar en escribir esta novela, recordó Las tres bodas de Manolita, cuyo argumento era el paro, el desahucio... en una España muy diferente (la España de los años 40 aproximadamente). Fue un experimento personal en sentido que escribió una historia que no vivió y se preguntó si sería capaz de escribir la historia que estamos viviendo.

Con la interacción colateral de las vidas pretendía describir una realidad que creía que no podía contar con un solo personaje o dos. Según la autora, contar algo tan complejo que estamos viviendo que afecta a toda la sociedad (desde asistentas que limpian hasta los dueños de las casas), y para dar una idea cabal de lo que sucedía creyó conveniente escribir una novela fragmentaria. Ha aprendido mucho escribiendo esta novela, lo cual considera una suerte. Para escribirla, renunció a la perspectiva literaria clásica: a su juicio, la literatura siempre produce versiones más sutiles y profundas que el cine, pero el cine siempre tiene la virtud de la instantaneidad. El cine tiene la capacidad de captar instantáneamente la realidad, mientras la literatura elabora versiones más sutiles, complejas, profundas... sobre realidades que ya se han cristalizado. Ha renunciado a esa ventaja para escribir un libro que de alguna forma es una sucesión de imágenes, lo cual consideró arriesgado.

El proceso de documentación es vivir, según Almudena: los columnistas están obligados a interpretar la realidad, les obliga a tener su propia teoría de las cosas, tienen que analizar constantemente lo que pasa, lo que hace que guarden una memoria de los sucesos vertiginosos de situaciones como las actuales. La documentación del libro ha sido todo el trabajo de años de observar la crisis, de escribir sobre ella, de llegar a conclusiones propias y de su experiencia personal.

Sus personajes favoritos son el héroe, el villano, el borracho solitario, el maldito vengador... los personajes que le gustan son los supervivientes. No hay una hazaña tan admirable como sobrevivir. Para retratar una sociedad son mucho más útiles la gente corriente que los personajes de ficción.

La novela se titula Los besos en el pan porque le gustaría que se leyera como un retrato del presente y como una reivindicación de la cultura de la pobreza. Cuando empezó la crisis, empezó a pensar en su abuelo Manolo Grandes, el primer hombre de su vida, alguien que tenía una riqueza y fortaleza que nosotros hemos perdido, pese a ser más pobres materialmente o a no poder realizar viajes por el extranjero (como en el caso de su abuelo). En opinión de Almudena, en España siempre hemos sido pobres, heredándose la pobreza de padres a hijos, pero también una forma de ser pobre con dignidad, y hasta hace 25 años, la pobreza era la vida: no excluía la ilusión, la esperanza ni la alegría.

Cree que en los últimos 20-25 años se perdió esa fortaleza, dejándose llevar por la creencia de la gente de que iban a ser ricos y no volverían a ser pobres nunca más. Los padres de la autora no besaban el pan, pero ésta tenía 3 tías abuelas que eran la mayor autoridad y que le enseñaron a besar el pan. Cuando se hizo mayor se dio cuenta de que la costumbre de besar el pan no era algo folclórico, sino una muestra de lo que habían pasado, y de amor y de respeto por el bienestar. Gracias a una costumbre de sus tías abuelas (tortillas esmirriadas, hechas con restos de pan, o de huevo o de harina) aprendió que la comida no se desperdicia.

En palabras de la autora:
La crisis debería servir para que aprendamos, no para volver a derrochar como locos. Lo peor de la crisis es que se vende como si Dios hubiese querido ese destino, provocando que la gente se sienta culpable. 
Begoña, uno de los personajes, es la que menos simpatía causa, aunque la que más le gusta a la autora, porque hay siempre gente en la vida que despilfarra dinero por medio del cajero, pero acaba trabajando.

La novela tiene tres partes, aunque la novela es en sí la segunda, y el después es una especie de coda. La documentación, el espíritu del libro está en la propia "teoría" de Almudena sobre la crisis, cuando empezó a pensarlo no sabía qué tipo de obra iba a ser. A partir de sus artículos sobre la crisis publicados en El País Semanal, surgió su idea de escribir esta obra.

Recurrió a los años 50. El tono de la novela tiene que ver con Italia, con Steinbeck (uno de sus escritores favoritos)... El principio y el final de la obra es muy arbitrario (empieza en septiembre y acaba en septiembre).
Un escritor puede decidir si escribe un libro político o no, pero la literatura tiene inevitablemente que ver con la ideología. Escribir es mirar el mundo y contar lo que uno ve. Cuando un escritor pretende eludir radicalmente la realidad, también toma partido frente a ella, y también hace un producto ideológico. 
Desde el principio siempre escribió sobre el siglo XX, aunque al principio escribió sobre el final y actualmente sobre el inicio. No menosprecia otras literaturas, disfruta mucho leyendo libros que no son similares a los suyos y a veces se aburre con los que son similares en los suyos.

El oficio de escribir (artículo, 2010) hace un pequeño apunte sobre cómo es la vida del escritor profesional. La escritura es un oficio, pero lo dice en el mejor sentido, en el sentido más noble y más digno.
La inspiración no existe, lo que existe es la disciplina, la voluntad de escribir y sentarse todas las mañanas al ordenador.
Normalmente escribe desde el primer momento libre, aunque es madrugadora, escribe hasta la hora de comer (5-6 h.). Escribe todos los días (sábados, domingos, día de su cumpleaños) porque una novela es como otra vida, y cuando escribe una vive dos vidas: la suya y la de la novela.

Si alguien está pensando leer esta novela o tiene ganas de leerla, se la recomiendo porque es un reflejo de nuestro presente y está llena de sensibilidad. A mí me ha resultado muy interesante y me ha enganchado desde el principio, y, en mi opinión, el mensaje que transmite es que la mejor forma de luchar contra las adversidades es saliendo adelante.

domingo, 14 de febrero de 2016

Ars amandi

Tal y como dice Melendi en su canción El amor es un arte, "El amor no se puede medir en tiempo/porque es un arte, no se rige por un calendario/es lo invisible que mantiene este mundo girando". 

Estoy de acuerdo con esa parte de su canción: el amor no es algo que se pueda medir, porque no se sabe cuánto puede durar: puede ser para toda la vida, o puede, por el contrario, durar mucho menos tiempo del que se había pensado en ocasiones. Bajo mi punto de vista, el amor no sólo se limita a las relaciones sentimentales, sino que se extiende también a las relaciones familiares o de amistad. Si no fuese así, ¿con qué expresaríamos nuestros sentimientos de afecto y estima? No descarto que haya diferentes grados de amor (con esto quiero decir que no se quiere de la misma forma a un amigo que a una pareja), pero tampoco lo limitaría a algo exclusivo y propio de las relaciones sentimentales.

San Valentín es el día de los enamorados... pero yo diría, también, el día de los seres queridos, de aquellas personas que siempre están ahí, apoyándonos en todo momento. Aprovecho esta entrada para agradecer a los míos su cariño, ayuda y comprensión; de agradecer también lo mucho que aprendo de cada uno de ellos; y les doy las gracias también por formar parte de mi vida.
Los verdaderos tesoros están muy ocultos en lo más profundo del mar, y son los más difíciles de encontrar. 
Os deseo, mis queridos lectores, un feliz San Valentín, y que todos vuestros lazos familiares, de amigos, pareja... sigan siendo fuertes todos los días de vuestra vida. ¡Feliz San Valentín!

Aprovecho para adelantaros que muy pronto escribiré acerca de la obra Los besos en el pan, de Almudena Grandes. ;) 

martes, 20 de octubre de 2015

¿Dónde está, caballero?

¿Dónde está el amor?
¿Dónde está, caballero?
Yo aquí, esperándole, aguantando el dolor
mientras pienso cuál es su paradero.

Por todos los rincones de esta ciudad
le busco y vuelvo a buscar.
Es difícil encontrarle:
dígame, amor mío, ¿dónde está usted, el de verdad?

Contemplo, mientras, a los demás mozos,
alegres, felices, con buen semblante en su rostro.
Yo, triste y apagada,
espero, un día más, su llegada.

Me cubro con un par de mantas
para entrar en calor
y evitar el frío
que viene en ráfagas
de aire helado.

El frío congela mis manos
y mis labios,
y ya no puedo sentir
el calor de las suyas
ni el amor que desprenden los suyos.

Estoy sola, alumbrada por la oscuridad,
durmiendo en un banco de madera,
cubierta con mantas frías
y, poco a poco, me vuelvo una estatua de cera
que se derrite como consecuencia del ardiente frío.
Dígame, ¿dónde está, amor mío?